Hoy en día, muchos e-commerce se enfrentan al mismo problema a medida que empiezan a crecer:

Tener un catálogo amplio actualizado, ordenado y consistente en diferentes canales de venta, así como afrontar una internacionalización. Todo ello sin dejar de dar un servicio excelente y atractivo a sus clientes.

Muchos negocios infravaloran este problema y acaban por tener toda la información de los productos en una hoja de Excel, el historial de ventas en el CRM, y los rendimientos de cada canal de ventas en otra. Gestionar tu catálogo de esta manera no es ni óptimo ni escalable a largo plazo.

Tener toda esta información dispersa implica que tu equipo será más improductivo y provocará errores en la gestión de los pedidos y, por consiguiente, pérdida de confianza de los clientes.

La solución a estos problemas pasa por invertir en tecnología de gestión. Para evitar este tipo de problemas, cada vez más tiendas están implantando un PIM (Sistema de gestión de información de producto), una herramienta orientada a unificar toda la información de los productos de tu negocio.

Qué es un PIM (Product Information Management)

Un PIM es una herramienta de gestión que centraliza toda la información de los productos de una empresa. O en otras palabras, es un tipo de CRM adaptado a los retos que tiene que afrontar un e-commerce hoy en día, donde se almacena toda la información relacionada con tus productos.

Para ilustrar, algunos de los campos típicos que guarda un PIM son los siguientes:

  • Información básica del producto (nombre, modelo, marca, SKU, categoría, etc.)
  • Especificaciones técnicas y features
  • Descripciones y contenido multimedia incluidos en la ficha del producto
  • Información sobre canales de venta y marketplaces (como Amazon o Google Shopping, por nombrar algunos)
  • Stock disponible
  • Anotaciones para cada producto
  • Historial de cambios: variaciones en las descripciones, precios, etc.

Ten en cuenta que esta información es completamente adaptable a tu negocio. Además,  podrás importar tu catálogo directamente desde tus hojas de Excel o desde tu CRM.

Ventajas de un PIM

Las ventajas pueden variar entre un negocio y otro, pero en líneas generales las ventajas principales son estas.

Reducción de errores

Imagina que quieres probar nuevos canales, por ejemplo, decides abrir una tienda en Facebook. Pero resulta que la persona encargada de cargar los productos está trabajando desde un archivo de Excel desactualizado. Las fichas de producto de la tienda de Facebook tendrá información incorrecta, descripciones, features y precios de producto desactualizados.

Con un PIM:

  • Toda la información del catálogo estará centralizada y actualizada.
  • Podrás editar las fichas de producto de cada canal desde el propio PIM.
  • Además, el PIM te avisará si se aparecen inconsistencias en las fichas de producto de los diferentes canales.

Reduce la tasa de devolución

Si alguna vez has hecho una devolución en Amazon, es posible que hayas visto que uno de los posibles motivos es: «Descripción del producto imprecisa». Esto es muy frecuente cuando se administran diferentes canales de venta.

Supón que un cliente pide unos calcetines blancos en Amazon, pero en su lugar obtiene  la variante de color negro porque los datos de stock eran erróneos. Si el cliente decide devolverlos, recibirá el reembolso, por supuesto, pero seguramente deje una valoración negativa.

Centralizar las fichas de producto ayuda a reducir la tasa de devolución y mejorar la experiencia de compra de sus clientes.

Aumenta la productividad de tu equipo

¿Alguna vez has medido cuánto tiempo pierdes semanalmente buscando la última información actualizada del catálogo? ¿O buscando esa lista de precios actualizados que te mandaron al correo hace un mes? 

Estos pequeños inconvenientes no son más que distracciones que hacen a tu equipo improductivo. Tener toda la información del catálogo a golpe de clic es esencial para que sea escalable y sostenible en el tiempo.

Optimización del marketing

Además de centralizar toda la información, un PIM también puede gestionar información sobre el volumen de ventas y KPI’s asociados.

Te permite encontrar rápidamente:

  • Qué canal tiene mejor rendimiento
  • Qué palabras clave se asignan a cada ficha de producto y qué rendimiento tienen.
  • El lifetime value de cada producto.
  • Con esto el equipo de marketing podrá tomar mejores decisiones a la hora de diseñar la estrategia de ventas, facilitar el keyword research y fijar los valores de puja óptimos.

Cuándo usar un PIM

No todos los negocios tienen por qué usarlo, pero si te encuentras en alguno de estos casos seguro que te sirve.

Tienes un catálogo amplio

Imagina que has actualizado la web y tienes que meter una familia de productos en una nueva categoría. O que llega el Black Friday y quieres aplicar un descuento a algunos productos específicos.

Con un catálogo pequeño, esos cambios ficha a ficha no suponen perder demasiado tiempo, pero ¿qué pasa si lo tienes que hacer con más de 500 referencias?

Si es el caso, debes recurrir a una herramienta que te permita realizar modificaciones masivamente.

Tus fichas de producto se actualizan frecuentemente

En según qué sectores, la información y el precio de los productos cambian constantemente. Por ejemplo, si usas alguna estrategia de dynamic pricing basada en los precios de la competencia, o si puntualmente haces ofertas flash para estimular las ventas.

En ambos casos, con un PIM podrás hacer estos cambios fácilmente y de manera sólida.

Utilizas varios canales de venta

Acabas de ver lo útil que puede ser un PIM cuando tienes que hacer cambios en varias fichas de producto a la vez.

Esto es especialmente útil cuando vendes en varios marketplaces. En este caso, un PIM funciona como una capa de abstracción que te permite tratar los diferentes marketplaces como si fueran uno.

Vendes en diferentes países

Vender en el extranjero es otra forma de hacer crecer tu negocio, pero tiene ciertos inconvenientes, como tener que adaptarse a los estándares comerciales de cada país (divisa, legislación, etc.).

Un PIM conoce toda esa información y la aplica a tus fichas de producto en función del país donde estés vendiéndolo.

Tienes un equipo grande

Gestionar un  catálogo pequeño puede ser sencillo cuando solo hay dos o tres personas haciendo modificaciones.

Sin embargo, en equipos grandes donde hay varias personas haciendo modificaciones en las fichas de producto, es difícil mantener toda la información al día.

Es por eso que un PIM puede convertirse en un gran activo para coordinar un equipo grande o en crecimiento. Además te dará control sobre quién, cuándo y qué cambios se aplican en un producto a lo largo del tiempo.

Conclusiones

Un PIM es una herramienta excelente cuando tu negocio está empezando a crecer. Te permite reducir errores típicos que acarrean pérdidas de ventas. Mejora tu estrategia de marketing. Aumenta la productividad de tu equipo y facilita la internacionalización.

Solicitar Demo