Se ha observado que la dinámica de agrupar los precios es más efectiva para las empresas. Esto enfrenta a una individualización de los precios donde el presupuesto sería más elevado, a la estrategia de ofrecer descuentos si se agrupan los precios.

Con esta estrategia, que está siendo muy utilizada por las empresas actualmente, se busca ofrecer a los clientes cómodos paquetes de precios para la utilización de un servicio o compra de un producto. Generando un beneficio para los consumidores, y aumentando el nivel de competitividad de la empresa por el factor de precios. 

Muchas empresas ya ofrecen estos servicios en packs: las agencias de viajes son un gran ejemplo de agrupación de precios, ofertando viajes todo incluido por un precio inferior al comprar cada una de las cosas necesarias en diferentes bloques. Los servicios educativos, también ofrecen la agrupación de precios si el cliente toma determinadas horas de clase. 

¿Pero a qué se debe esta estrategia? 

Los consumidores marcan la dinámica de los precios

A través de la teoría económica del excedente del consumidor, se establece que según la utilidad que tenga el producto o servicio para el consumidor, este estará dispuesto a pagar un precio u otro para obtenerlos. Este excedente se crea en la diferencia del precio que el cliente paga y el que está dispuesto a pagar. Utilizar a favor esta dinámica es algo que se logra con la agrupación de precios. 

Lo observado, es que al tener una individualización de precios se pierde dicho excedente. Se han observado al menos dos tipos de clientes: supongamos que el cliente va a tomar clases de inglés, y está dispuesto a pagar   16 euros la clase y 8 euros por los materiales, en total pagaría 24 euros. El segundo cliente, está interesado en los materiales para estudiar independiente y pagaría 25 euros los materiales y solo 5 euros de clases teniendo un precio final de 30 euros. 

Así se fijarían unos precios que cada cliente pagará sin ningún excedente ya que no comparten los mismos intereses frente a un servicio. 

 ¿Entonces, para qué sirve el Bundle pricing?

Esta estrategia permite principalmente descubrir un punto intermedio, y de combinación para ofertar un producto o servicio, superando los niveles de venta, al tener mayor competitividad en el mercado.

Esto se logra al utilizar a favor el factor excedente que esta dispuesto a pagar el cliente.  Si bien cada uno de los ejemplos anteriores varió en cuanto al precio que querían pagar, en la agrupación de pricing, se debe lograr establecer un precio que sea tentativo para ambos tipos de clientes. 

Por ello poder hacer una media entre los 24 y 30 euros que cada cliente estaría dispuesto a pagar, es ofrecerle a una mayor cantidad de clientes un servicio a precios competitivos. Si se ofreciera las clases y los materiales para captar a ambos grupos en un precio de 25 euros, tendría una ganancia de 50 euros por ambos clientes. Generando un excedente de 4 euros, por lo cual se puede aprovechar aún más la agrupación de precios, ofreciendo finalmente ambos servicios para los dos grupos de clientes por 24 euros y obteniendo de ambos clientes un pago de 48 euros utilizando al menos 2 euros del margen de excedente del consumidor. 

Al ofrecer a los clientes los productos en un paquete, se evitan errores de suma, o permite que el impacto en los clientes sea mejor recibido al encontrar todo lo que busca. Por ello, es importante implementar en los negocios de venta una estrategia de Bundle pricing sobre todo centrada, en este caso, al mundo ecommerce, retail y venta de productos donde exista la posibilidad de cautivar a ambas tipología de cliente.

Flipflow le ayudará a conocer si estas estrategias están implantadas en sus competidores o canales de venta, y con ello podrá determinar si es el momento de acogerse al plan y empezar a ofrecer los productos de la misma manera o incluso llegar a determinar estrategias de precios diferentes para competir con ellos.

Pídenos una demo gratuita y empieza a conocer como venden tus competidores.